TARTA DE MANZANA
(Apple pie)

Las manzanas en Irlanda son de tipo reineta y aunque son muy sabrosas tienen un aspecto poco atractivo. Se utilizan principalmente para hacer sidra y para hacer tartas.

Toda mujer irlandesa sabe la receta de su madre para la tarta de manzana. La receta pasa de generación en generación y en muchos casos, no sale fuera del círculo familiar. No hay nada mejor que el aroma de un típico pastel de manzana irlandés cocinándose, excepto saborear un pedazo de esta delicia recién hecha.

INGREDIENTES:

· 700 gr de manzanas tipo reineta cocidas
· 150 gr de azúcar de tipo moreno (y un poco más para espolvorear por encima)
· 3-6 clavos (opcional)
· 1 cucharilla de canela molida
· 1 yema de huevo batida con una cucharilla de agua para glasear

Para la masa:

· 225 gr de mantequilla sin sal
· 50 gr de azúcar
· 2 huevos
· 400 gr de harina

PREPARACIÓN:

La masa de esta receta se llama (short bread) lo que quiere decir que amasa poco tiempo. Esto diferencia las recetas industriales de las caseras. Si es casera en la masa se puede saborear cada uno de los ingredientes, mientras que en la industrial esta es homogénea.

Para hacer la masa, mezclar la mantequilla y el azúcar con las manos. Agregar los huevos y continuar mezclando. Reducir la velocidad y añadir la harina hasta que se consiga el punto de homogeneidad deseado. Envolver la masa con una toalla de cocina limpia y dejarla reposar durante 4 horas como mínimo (o durante la noche, de un día para otro).
Para el relleno, pelar y cortar las manzanas en trozos (desechando el corazón).

Hervirlas a fuego lento en un puchero hasta que se ablanden con un poco de agua el azúcar y la canela. Si se introducen los clavos hay que tener cuidado de sacarlos al final.

Dividir la masa por la mitad. Se coloca una de las dos mitades sobre un molde de 25cm (aproximadamente) para tartas previamente untado en mantequilla. Presionando suavemente con los dedos extendemos la masa sobre el molde  como base de tarta. Hay que asegurarse de que cubrimos también el borde del molde.

Esta base se pincha con un tenedor y se hornea 15 minutos para que endurezca un poco.

La otra parte de la masa se extiende sobre una superficie espolvoreada de harina con el rodillo. Con esto se cubrirá la tarta.

Una vez que la base está un poco dura la sacamos del horno y  ponemos las manzanas blandas encima asegurándonos de que no hay demasiado líquido, sino se nos ablanda la base.

Se coloca la masa extendida encima cerrándola por los bordes. La pintamos con el huevo batido y espolvoreamos con azúcar al gusto. Pinchar por encima con un tenedor varias veces para que respire y meter en el horno previamente calentado a 180°C durante 40 minutos hasta que quede con un color dorado.

Se sirve sola o con natillas calientes.

 

Los comentarios están cerrados.