Llega el Ironman 70.3 a Irlanda con sabor español

Este domingo 19 de agosto arrancará el gran Ironman 70.3 de la ciudad costera irlandesa de Dún Laoghaire para adentrarse en las montañas de Wicklow y terminar en la misma bahía, y con sabor español, ya que participa el madrileño Miguel González, que intentará llegar a lo más alto en este triatlón.

En realidad 70.3 quiere decir que la competición será un medio Ironman, con lo que los participantes deberán nadar una distancia de 1,9 km, dar pedales a lo largo de 90 km, y correr a pié 21,1 km. Casi nada, verdad…

Este Ironman 70.3 es una prueba que también se disputan en otros países, como por ejemplo Francia, Canadá, Alemania, Estados Unidos, Austria, Corea o Sudáfrica, citas que son valederas para una clasificación a nivel internacional.

En esta ocasión el recorrido es precioso y para los atletas es una prueba que les transmite muchas sensaciones, porque el paraje es impresionante.

Salida desde Sandycove

Comienza todo con la natación en la playa de Sandycove de aguas claras pertenecientes al Mar de Irlanda. La salida es un momento emocionante, cargado de nervios y adrenalina para los participantes, con la torre Martello vigilante, lugar donde el popular escritor James Joyce vivió durante una semana.

Salida Ironman 70.3 Sandycove

El primer tramo de 1,9 km en el mar empieza a dejar a cada uno en su sitio y ya en la llegada a tierra firme se irán viendo las posibilidades de cada triatleta.

De todas formas, el agua no es la prueba más importante en este tipo de competición, ya que las grandes diferencias se toman montados en la bicicleta y en el esfuerzo final de la carrera a pié.

Y es que los 90 km rodando en bici dan para mucho, y es donde empiezan a ponerse en evidencia las estrategias de cada uno. Es en este tramo donde disfrutarán de la campiña irlandesa, de las montañas de Wicklow, de lagos glaciares, ríos… Todo un conjunto espectacular para una competición espectacular.

Campiña montañas Wicklow

Y por fin la esperada carrera a pié de 21,1 km que discurrirá por las calles de Dún Laoghaire. Los corredores ya saben cómo andan de reservas y querrán darlo todo, llegando incluso al límite de sus fuerzas, impulsados por los aplausos de los espectadores. Aunque muchos de ellos simplemente tienen como meta llegar al final, otros son conscientes de que sus posibilidades de ganar están ahí. Así que siempre hay emoción hasta la meta.

Final en el puerto de Dún Laoghaire

Los atletas llegan exhaustos tras 120 km entre natación, bicicleta y carrera a pié, a un marco perfecto para acabar un triatlón, el puerto de Dún Laoghaire y la bahía de Dublín, mereciendo la pena todo el esfuerzo realizado.

Esta ciudad es un gran destino turístico porque aúna opciones de ocio, actividades culturales, paisajes espectaculares y una gran hospitalidad entre los lugareños.

Miguel González triatlon

Foto de Luis Mestre

Desde Irlanda en Español le deseamos a nuestro representante Miguel González muchísima suerte en esta competición, aunque sabemos que de sobra está preparado para estar ahí arriba y su duro entrenamiento en Portugal dará resultados. Además, Miguel conoce estas tierras, ya que vivió varios años en Dublín, trabajando para la empresa Endesa, con lo que el aliciente y las ganas aún serán mayores.

Y lanzamos una pregunta para todos, y es si sabéis de algún representante español más que participe en el Ironman 70.3 de Irlanda. Si es así coméntalo en este blog.

No Comments

Post A Comment